TRANSAHARA. RAID & AFRICA

 

      llegamos a MAURITANIA:                                    

 

día 9 de agosto 2012. De Lamhairiz al cabo Tafarit.

5ª ETAPA.   DIA 9 DE AGOSTO.
LA RUTA ESCONDIDA.


            Recuerdo una historia que oí alguna vez en un bar africano. Alguien contaba que en un poblado los hombres habían preparando las cosas para la próxima "Época de Lluvias" que se avecinaba: Unos habían reforzado el puente que cruzaba el arroyo. Otros habían remozado el sendero de acceso mas apropiado para ser utilizado. Otros habían estado revisando todos los techados de paja. Otros se habían dedicado a atar con nuevas sogas el cercado del corral que quedaba mas alto y a resguardo. Todos los hombres adultos llevaban varias semanas preparando todo para las fuertes lluvias que empezarían a caer en breve. Y aquella noche se habían reunido en la plaza para beber cerveza de mijo y tocar los xilófonos y los tambores celebrando haber acabado. El jefe llegó a decir, incluso, que todo el trabajo estaba terminado y el poblado seguro. Fue entonces cuando un viejo se levanto y preguntó:
-"¿Habéis pensado en la pantera...?".
En África del Oeste le llaman "pantera" al serval, un felino grande de piel dorada con manchas oscuras. Es peligroso porque se puede introducir en los poblados y llegar a atacar a animales y niños, incluso. Y porque es impredecible. Es silencioso, rápido, fuerte y puede saltar en cualquier momento provocando una desgracia...

El viejo tenia razón: Nunca se debería pensar que todos los detalles estaban pensados, siempre podría saltar lo impredecible... Aquel día 9 de agosto yo me acordaba de "la pantera" cuando estábamos todos esperando alineados frente a la barrera del Puesto fronterizo de Guergarat, llamado "Bir Gandouz". Me pasaba mucho en África. Allí nunca sabias exactamente como se iban a pasar las cosas. Los coordinadores del "XII RAID", Jose Luis y yo mismo, habíamos hecho todo lo que habíamos creído necesario para que nuestra travesía mauritana se pasase bien, pero...

Hice memoria: Habíamos mandado a la Embajada en Madrid, al Agregado Comercial, una lista con todos los datos de los participantes y del recorrido a realizar en aquel país. Y nos habíamos asegurado de que este se la había comunicado al Ministerio de Turismo de Nouakchott. También nos habíamos asegurado de que ese Ministerio lo había recibido, y que se lo había comunicado al Ministerio de Seguridad, a la "Oficina de Extranjeros". Finalmente habíamos hablado por teléfono con el mismo Comisario que en años anteriores se había ocupado de organizar nuestra seguridad comunicando a todos los Comisarios de Policía de las ciudades por donde íbamos a pasar para que estuvieran prevenidos. Incluso llamamos a uno de ellos para saber si ya estaban al tanto. Y nos habíamos quedado tranquilos al saber que sí, que ya lo sabia. ¡Pero yo seguía pensando en "la pantera"...!.

La barrera del Puesto "Bir Gandouz" se levantó y todos salimos como en una carrera de 100 mts lisos a la ventanilla de los pasaportes. ¡Luego resultó que el Policía de la barrera solo dejaría pasar a los coches uno a uno y en el orden en el que estaban en la fila de llegada!. Con lo cual daba igual pasar antes o después por allí. Cada vez me encontraba nuevas normas. Realmente dependía de los funcionarios que estaban allí ese día. Y esta vez lo importante fue la posición de nuestros coches en la cola de la barrera. Si en otra ocasión vamos muy temprano para estar los primeros, tal vez sean los primeros en sellar los pasaportes los que pasen a la Aduana. ¡Nunca se sabe!.

Pasamos a la Aduana con bastante rapidez para lo que solía ser habitual. Y la única revisión que nos hicieron allí fue la de pasarnos un perro policía husmeando a ver si llevábamos droga. Me pareció un poco ridículo, porque la droga debería "subir" habitualmente de sur a norte, y no al revés... ¿quien traficaría con droga desde la rica Europa para vendersela a los pobres africanos...?. Otras veces anteriores solían poner mas atención en los coches buscando los que pudieran ser robados.

En esta ocasión había poca gente en "Bir Ganduz" y a media mañana ya habíamos terminado todos los tramites. Cruzamos la tortuosa pista de tres kilómetros que nos separaba de "Kandahar" dando tumbos sobre piedras y charcos de arena, lentamente. "Kandahar" era el nombre común que todo el mundo daba al Puesto mauritano; años atrás parecía una zona de guerra porque había comerciantes mauritanos que se adelantaban al Puesto de la Aduana y compraban vehículos u otros materiales a los viajeros antes de que entraran oficialmente en el país. Y los desguazaban allí vendiéndolos "al detalle", el motor por un lado, las ruedas por otro, los cristales o las puertas por otro... Y dejaban los chasis desnudos allí tirados. La arena y el sol hacían el resto. ¡Y aquel cementerio de trozos de coches parecían producto de un bombardeo!!. Esta vez vimos muchas carcasas de ordenadores; tal vez compraban los aparatos enteros y les sacaban los discos duros o los procesadores para llevarlos a Nouadhibou metidos en una maleta sin pagar impuestos...

Pero "Kandahar" estaba muy cambiado. Los mauritanos habían organizado un poco mejor el Puesto. ¡Ya llevaba media docena de años funcionando a tope, y las cosas se iban "modernizando"!. Realizamos todos los tramites con mas rapidez que en anteriores ocasiones. Un Gendarme me dijo que estaba prohibido transportar bidones de gasóleoooo, pero le rogué que me dejara pasarlos con la excusa de que níbamossss al Parque Nacional del Banco de Arguin a hacer turismo directamente, sin pasar por las gasolineras de Nouadhibou o Bou Lanouar. Y accedió muy amable. También me llamó la atención el nuevo "bar-restaurante-hotel" que habían construido al fondo, tras la Oficina del Seguro. Otro detalle: Cuando ya habíamos pasado todos y estábamos haciendo los Seguros vino un Policía a preguntarme que si eramos nosotros "los del XI RAID A BURKINA". Le dije que sí, y me enseñó una lista con todos nuestros datos. Me preguntó por el Equipo "OKAKENE" de Rocio, que no había pasado, y le conté que se habían retirado una semana antes de salir, y que se me había olvidado comunicarlo. Le rogué que lo hiciera él a la Oficina de Extranjeros de Nouakchott, en el Ministerio de Seguridad. Dijo que lo haría. Finalmente pasamos a rodar por el desierto mauritano a eso de media tarde, mas o menos. ¡Todo un récord!. Normalmente siempre habíamos salido de allí mas tarde, en RAID anteriores.

Circulamos alegres todos en fila rumbo sur. En el trayecto antes de llegar a Bou Lanouar coincidimos con el inmenso tren de la mina de hierro de Zeuerat, una fila inacabable de viejos vagones ennegrecidos que traía el mineral por el desierto. El sol seguía arriba del todo y caía a plomo, con fuerza. El asfalto de la carretera reverberaba y el paisaje que la rodeaba, también. Era un "rag", una llanura pedregosa sembrada de grandes dunas doradas separadas unas de otras y acacias espinosas que allí llamaban "ethels". Pudimos llegar al punto kilométrico 195 sin detenernos en ninguno de los varios Controles de Aduana, Policía y Gendarmeria que fuimos encontrando por el camino, sobre todo al pasar por Bou Lanouar. Allí, en el P.Km. 195, pudimos divisar hacia el sur-oeste el pico de la lejana colina que debía servirnos de referencia para encontrar la pista buena de cabo Tafarit. La enfilamos. Al principio fué rodar directamente campo a través. Luego alcanzamos la colina aquella, encontramos la pista buena, y la seguimos hasta el cabo Tafarit. Este apareció en el horizonte al atardecer. Era una colina chata y bajita pero que se veía por encima del desierto eminentemente horizontal y plano.

 


CRUZANDO DESDE EL PUESTO FRONTERIZO MARROQUÍ AL MAURITANO: CAMBISTAS, COMERCIANTES, GUIAS....

 


TREN DE LA MINA DE HIERRO DE ZEOUERAT A NOUADHIBU, EN LA FRONTERA MAURITANA.

 


EN EL PARQUE NACIONAL DEL BANCO ARGUIN MAURITANO.

 


ESQUELETO DE BALLENA EN EL PUESTO DE ENTRADA DEL PARQUE ARGUIN, MAURITANIA.

 


EN EL CABO TAFARIT, DENTRO DEL PARQUE NAC. DEL BANCO ARGUIN MAURITANO.

 


JAIMA EN EL "CAMPEMENT" DEL CABO TAFARIT, DENTRO DEL PARQUE NAC. DEL BANCO ARGUIN MAURITANO.

 


JAIMAS EN EL "CAMPEMENT" DEL CABO TAFARIT, PARQUE NAC. DEL BANCO ARGUIN.MAURITANA.

 


ATARDECER EN EL CABO TAFARIT, DENTRO DEL PARQUE NAC. DEL BANCO ARGUIN MAURITANO.

 

día 10 de agosto 2012. Del cabo Tafarit a Nouakchott.

6ª ETAPA.   DIA 10 DE AGOSTO.
LA ETAPA DE LAS DUNAS.


            Amaneció "El Dia Perfecto" en cabo Tafarit. Imaginároslo: Vacaciones, mi todo-terreno funcionando impecablemente aparcado en la puerta de mi jaima maure levantada en una playa silenciosa de cien metros de profundidad y mas de 20 kilómetros de larga, una maravilla perdida en lo mas profundo del "Parque Nacional del Banco de Arguin", lejos de todo el mundo. La jaima, estupenda; grande, alta, limpia, alfombrada, bien ventilada y silenciosa... Silenciosa porque no hacia nada de viento. El mar estaba quieto como esperando a que yo le hiciera una foto. Solamente se movía ocasionalmente cuando algún pez saltaba por encima. Los compañeros no se habían despertado todavía cuando salí a pasear, alejándome lo suficiente "para ir al servicio". El sol despuntaba por el este, donde se veían algunas colinas por encima de las dunas. Y algunos pelícanos y flamencos volando por delante de todo. La temperatura era perfecta para darse el primer baño. Cuando me metí en el agua vi peces de colores jugueteando entre mis pies. En fin... ¿que os voy a contar?.

Luego la cosa se puso emocionante. El sol subió y empezó a iluminar y a calentarlo todo bastante. Desayunamos, nos bañamos y recogimos. Llegó un Guardia Forestal montado en un "quad" desde el poblado de pescadores y le pagamos unos 5 o 10 euros por persona en concepto de dos días por las Tasas del Parque Nacional y un día de Tasa de uso del "campement touristique", todo junto. Arrancamos y salimos rumbo sur. Un cierto sentimiento de inquietud y expectación hormigueaba en nuestro interior. ¿Como se pasarían esos 200 kms. de pistas de arena que teníamos por delante...?. ¿Como encontraríamos la playa de 170 kms. de larga...?. ¿Marea alta o baja...?. ¡¡Un día cojonudo!!.

Aceleramos saliendonos del cabo Tafarit en perpendicular al mar. En esa zona era peligroso bordear la playa porque tenia grandes zonas inundables. Allí, cuando subía o bajaba la marea inundaba inmensidades enormes de desierto. Eran kilómetros y kilómetros de planicies en las que, como no había arena, el agua penetraba y se retiraba dos veces al día con grandes corrientes a toda velocidad. ¡Si te pillaba allí no te inundaba el coche porque la altura del agua subía muy poco, pero te enganchaba las ruedas y no te las soltaba!. Si te ponías a escavar para liberarlo, por poca profundidad que escarbases se creaba una autentica piscina de agua salada todo alrededor. Así que no alejamos bastante del mar y volvimos a la gran Pista General que vimos ayer al llegar. Y la enfilamos rumbo sur. Era rápida, fácil de rodar, con poca "tolle ondulé", suelo rizado, porque desde que se había construido la carretera asfaltada hacia cuatro años ya no pasaba casi nadie por allí.

En un momento dado y tras recorrer unos cuarenta kilómetros nos vimos frente al poblado de pescadores iraguem de Iwik, o Louik. Como sabíamos que aquel estaba en un "culo de botella", a la entrada de un cabo, lo evitamos desviándonos hacia el interior. Seguimos rodando junto al mar. No era una playa, eran unas llanuras en las que se notaba que alguna vez antes, hace muchos años, debía haber sido zona inundada porque se veían algas marinas secas, calcificadas, incluso...!.

En otro momento dado y recorridos unos 20 kilómetros mas al sur llegamos a otro poblado de pescadores. Eran casuchas precarias levantadas con cartones. Había algunas de ladrillos también. Los techos eran de planchas metálicas onduladas o de lonas de las que usan los barcos para tapar las bodegas. Cosa rara; se veían muchos niños: No solía haberlos porque estos poblados no eran "para vivir". Siempre han sido "para trabajar", y en ellas se alojaban los hombres que recorrían la costa pescando con sus "bouc", esas barcas de madera de vela triangular. Originalmente esas eran barcas típicas de las islas canarias, traídas hasta allí por pescadores llegados en épocas medievales desde el Mediterráneo. Yo creo que originalmente eran naves fenicias. Se ven unas muy similares navegando en el lejano río Nilo, aunque estas son mas grandes. Los canarios las vendieron en la costa africana a mediados del siglo XX, cuando se iban modernizando y motorizando. Y ahora las usaban los Negros iraguem locales. ¡Bueno, a lo que vamos!; los niños: Yo creo que ahora había niños por allí porque estábamos en época de vacaciones y los padres se traían al poblado del Parque Nacional a toda su familia a pasar las vacaciones.

Por allí no había salida. Y tuvimos que darnos la vuelta. Regresamos sobre nuestras propias huellas unos diez kilómetros y encontramos la desviación que nos habíamos pasado. Fue fácil verla porque había las ruinas de una casita de ladrillos y una indicación pintada con spray rojo por algún servicial antiguo viajero. La tomamos a la derecha y volvimos a recuperar nuestro rumbo sur original. Atravesamos una zona de unos 40 kms. de arena con tres o cuatro dunas bajitas pero largas y de arena blanda. La primera fue la mas difícil de superar. Nos quedamos enganchados en ella mi Nissan GR y el Land Rover Discovery. Deshinchamos las ruedas, todos los compañeros ayudaron empujando, y las superamos finalmente. No nos ocupó ningún retraso, prácticamente. Estirar un poco las piernas, nada mas. Y comprobar que los dos Toyotas Land Cruiser iban como alfombras mágicas sobre aquel terreno ayudados por unos potentes motores, buenos neumáticos y magníficos conductores, Pere y Santiago. ¡Bueno!, ¡no sé si el de Santiago lo iba conduciendo Virginia en esos momentos...!.

La arena desapareció medio centenar de kilómetros mas abajo, y nosotros aparecimos junto al mar otra vez. Entonces llegamos a Nouamghar. Allí había un Puesto de Guardias Forestales. Era la Salida del Parque Nacional y el comienzo de una bonita playa de 170 kms. que nos conduciría hasta Nouakchott. Un Guardia nos controló los recibos de las tasas que habíamos pagado en el Puesto de cabo Tafarit esta mañana... ¡y se empeño en que entrasemos en el Puesto para ver su tienda de "souvenirs"!. Nos quería vender unas camisetas, unos libros, unas conchas de tortugas... Nos entretuvo, y cuando nos fuimos a la playa resultó que la marea ya estaba demasiado alta. No podíamos meternos en ese momento. Debíamos parar y esperar a que volviera a bajar.

Buscamos una zona donde acampar para comer unos kilómetros al sur de Nouamghar, porque los niños del pueblo se nos subían a los coches ¡y a las chepas!. Lo hicimos rodando por una pista con muchísima arena que iba por las dunas de la playa, y el Land Rover Discovery se volvió a enganchar al detenerse en una zona muy blanda. Empujamos entre todos y salimos adelante llegando a una zona apropiada.

La marea empezó a bajar a media tarde. Y nos metimos en ella descendiendo por un alto terraplén que nos puso a todos un nudo en la garganta. ¡Pero nos metimos!. ¡¡Y vaya que si lo disfrutamos...!!. Fue estupendo. Rodamos durante un montón de kilómetros. Hasta que el sol empezó a bajar por el horizonte. Al principio debíamos "bailar" con las olas que subían y se retiraban, pero luego nos dejaron tranquilos. Aquello parecía una autopista, y nos permitía meter la cuarta velocidad de los coches e ir mirando el paisaje. Se veían dunas que venían del desierto y caían al mar. Nos cruzamos con dos o tres Toyotas de pescadores locales. Fue estupendo. Al anochecer nos salimos a la carretera y llegamos a Nouakchott sin problemas. ¡Un día magnifico!.

 


AMANECER EN EL CABO TAFARIT, DENTRO DEL PARQUE NAC. DEL BANCO ARGUIN MAURITANO.

 


PISTA EN EL PARQUE NAC. DEL BANCO ARGUIN MAURITANO, RUMBO SUR, HACIA NOUAKCHOTT.

 


PISTA EN EL PARQUE NAC. DEL BANCO ARGUIN MAURITANO, RUMBO SUR, HACIA NOUAKCHOTT.

 


FLAMENCOS EN EL PARQUE NAC. ARGUIN MAURITANO.

 


POBLADO DE NOUAMGHAR, ENTRADA-SALIDA SUR DEL PARQUE NACIONAL ARGUIN, MAURITANIA.

 


170 KILOMETROS DE PLAYA ENTRE EL PARQUE ARGUIN Y NOUAKCHOTT, MAURITANIA.

 


LLEGAMOS A NOUAKCHOTT AL ANOCHECER, CAPITAL MAURITANA.

 

días 11, 12 y 13 de agosto 2012. De Nouakchott al sur de Malí.

7ª, 8ª y 9ª ETAPAS.   DIAS 10 A 12 DE AGOSTO.


            Anoche habíamos cenado en la mismísima acera de la Avenida Nasser, en plena "Gran Vía de Nouakchott" con nuestras sillas y mesas, los camping-gas, sartenes, platos, latas y todo el tinglado... El Restaurante del hotel estaba abierto pero no tenia nada; el Director francés nos había dicho que estábamos en "ramadan" y el Mercado estaba desabastecido.
-"Como hay un grupo de clientes polacos que estaban aquí alojados antes que vosotros, la poca que tengo se la debo dar a ellos...", nos había dicho. A nosotros nos pareció mal "acampar" en el propio restaurante del hotel y salimos fuera a plantar nuestro chiringuito. ¡Teníais que haber visto a una docena de turistas "vivaqueando" en la calle central de la capital mauritana!. Cuando empezamos a sacar las cervezas el Director salió para advertirnos que tuviésemos cuidado: -"Si os ven bebiendo alcohol en la calle alguien puede llamar a la Policía, ¡y os pueden meter en la Cárcel, incluso!".

¡Pues aquel el sábado 11 de agosto por la mañana pasó lo mismo con el desayuno!: ¡El grupo de polacos se lo comió todo!. Yo no desayuné nada, por lo menos. Salimos temprano rumbo a Malí. Queríamos llegar a Bamako lo antes posible "saltándonos" las zonas fronterizas a toda velocidad. Iban a ser tres días intensos. Dados los tiempos que corrían, con la Rebelión acechando en el Norte, queríamos quitarnos esa incertidumbre de encima cuanto antes. Cierto que tuaregs, árabes de "Al Qaeda" y otros bandidos saharianos del norte del río Níger quedaban muy lejos, a mas de 1.000 kms. Pero la inquietud no nos la quitaba nadie de encima... Nos fuimos hasta el Paso de Djouk rodando todo por carretera. El sol subió a todo lo alto y apretó el calor. Nosotros subimos y bajamos un montón de dunas a través del "erg" de Trarza. Y la tensión bajó con cada kilómetro recorrido viendo que la vida habitual de todas aquellas regiones se seguía desarrollando como siempre, Controles de Policía, Gendarme ria y Aduana incluidos. Había camiones que iban y venían. Ningún atisbo ni de movimiento de militares ni de refugiados ni de nada. Paz y tranquilidad por todos lados. Por la tarde desembocamos en las inmensas llanuras de Trarza. Cuando el sol se agachó bajo el horizonte pareció que alguien había apagado la luz apretando en un conmutador. ¡Se hizo de noche en unos pocos minutos!. De repente las jaimas maures que menudeaban por todos lados encendieron sus fogatas. Se veía a los niños volviendo del desierto con rebaños de cabras y camellos, metiendolos en los cercados. Acampamos entre las acacias espinosas a pié del Paso de Djouk.

El domingo 12 de agosto nos presentamos rápidamente en Kiffa porque estaba a un centenar de kilómetros de carretera buena solamente. Seguíamos sin encontrar ningún problema ni en Controles ni mucho menos con los habitantes locales. Por allí no se veían ni tuaregs ni gente de Malí, ni típicos árabes chambas, ni negros shonraïs o cualquier tipo de población argelina como pasa en las zonas de conflicto del Norte del río Níger, entre Tombouctu, Gao, Menaka y Kidal. Por aquí solo se veían maures, algunos woloff en las abacerías de los pueblos, pastores sarakoles... Nada que nos llevara a inquietarnos. Llegados a Kiffa fuimos hasta el aeropuerto y giramos rumbo sur hacia la frontera. Por allí entramos en una pista pequeña, estrecha, prácticamente solo una trazada de ruedas que seguían lo que evidentemente era una cañada de animales. El corazón se nos aceleró: ¡Novedad!; el desierto del Sahara quedaba definitivamente atrás y empezábamos a rodar por una incipiente sabana que crecía tímidamente sobre nuestro suelo arenoso. En "Época Seca" todo aquello debería ser pura zona de arena, ¡seguro!, se adivinaban las dunas a nuestros pies... Pero ahora, en verano, "Época de Lluvias", la vida volvía al árido Sahel, todo era una pradera brillante y su aspecto se tornaba verde y alegre. Se veían rebaños de cebús, las típicas vacas africanas con joroba, circulando por nuestra cañada en sentido contrario al de nuestra marcha. Ellos iban rumbo norte escapando de las lluvias monzonicas que caían torrencialmente mas abajo. Luego, dentro de unos meses, cuando las vacas estuvieran gordas y las lluvias cesasen, volverían otra vez hacia el sur para venderlas en las fronteras de Costa de Marfil.

Nosotros íbamos rumbo sur. Aquel fue un buen día. Lo pasamos entero conduciendo. ¡Lo siento mucho, pero no puedo contar ninguna "batallara" desagradable!. ¡¡Es que no pasó nada malo!!. No nos perdimos porque como no había exactamente ninguna pista, solamente una dirección que seguir, no había ningún sitio para hacerlo. No tenia perdida. Solo debíamos enfilar todas las trazadas que íbamos viendo rumbo sur. A medio día paramos a comer bajo un árbol. Parecía una higuera pero de hojas mas pequeñas, ramas mas tupidas e imponente altura. Y finalmente, por la tarde, terminamos acampando en el campo de mijo de un señor de allí. ¡"Alucinó en colores" cuando vio a cinco "platillos volantes" aterrizar en su terruño!: La cosa fue que nosotros enfilamos un desvio que encontramos a la derecha cuando se puso el sol y decidimos parar a dormir. Acabamos entrando en su campo y, como el camino se estrechó mucho, fuimos aplastando las filas de plantas de las cunetas haciéndole un destrozo. Nos lo encontramos tumbado a la sombra de su chamizo tan tranquilo. Abrió los ojos desorbitados mirándonos asustado. Paramos, apagamos las luces y le tranquilizamos explicándoles que eramos turistas, ¡no sé si lo entendió bien!, ¡no le tranquilizó lo mas mínimo!, y le preguntamos si nos autorizaba a instalarnos allí a pasar la noche. Le animamos diciéndole que le pagaríamos 3 euros (1.000 francos CFA) por vehículo por el derecho de acampada. Entonces se le aclaró un poco el rostro. Finalmente apagamos los motores, nos sentamos todos a su alrededor, le dimos la mano uno por uno, le explicamos quienes eramos, de donde veníamos y a donde íbamos, y quedó contento. Terminamos por hacernos amigos.

El tercer día pudimos atravesar la frontera, finalmente. Y "bajar" todo el sur-oeste malí hasta Kenieba. Sabíamos que allí encontraríamos la nueva carretera asfaltada que nos llevaría a Bamako, la capital de Malí. No porque esta apareciese en ningún plano, que no se veía todavía al haber sido muy recientemente inaugurada, sino porque nos lo habían dicho los compañeros del Equipo "RUTA 47" mallorquines, buenos conocedores de estas regiones. Eran especialmente bonitas ademas de tranquilas. Había montañas de considerables alturas que se levantaban sobre un terreno horizontal suavemente ondulado de vegetación espesa muy verde con encinas de flor roja, palmeras "ronié" de tronco mas fino por abajo que por arriba, imponentes "fromagier" de mas de treinta metros de altura algunos, "neré" como castaños, "kapocs" también muy altos y frondosos, "akajou" que parecían caobas americanas pero de tamaño mas pequeños, etcétera. Se veían muchos cauces de arroyos y riachuelos. Había agua por todos lados. No hacíamos mas que cruzaros. Era una región con muchísima agua. ¡Allí se respiraba el autentico espíritu de África Negra!. Se veían pocos poblados. Ya empezaban a ser bambara, con casas de barro grandes con pequeños ventanucos y terrazas por tejado. Cada poblado era una reunión de varias casonas bastante grandes. También tenían graneros, que eran pequeños, levantados del suelo con unas estacas y tenían techos de paja y ramas como si fueran boinas. Estos no tenían ni puerta ni ventanas, con lo que era de suponer que se abrirían levantando los techos.

Queríamos, pero no pudimos deleitarnos mucho con tanto exotismo. Rodábamos cerca de la frontera con Senegal y una norma de oro en África Negra siempre es no entretenerse mucho en ellas. Y sobre todo por la noche. Porque esas regiones suelen ser teatro de bandas de maleantes. En todo África Negra. Es una cuestión que viene de lejos, de épocas coloniales y desde las independencias en los años 60, y durante los 70 y 80 también. Porque las Autoridades solían estar presentes en las ciudades pero no en zonas rurales ni en apartadas regiones fronterizas. En esas la gente ha vivido autarquicamente, incluidas las cuestiones de seguridad civil. Y cada poblado se defendía por sus propios medios organizando bandas de jóvenes armados... ¡que muchas veces se dedicaban al ataque a otros poblados vecinos de tribus diferentes, a viajeros de otras nacionalidades o a pastores trashumantes!. Así que ese tercer día "fronterizo" nos acercamos a Kenieba y acampamos cerca de un control de Gendarmeria para pasar la noche tranquilamente. Y así fue. Gracias a Dios, ningún problema. Bien. Gracias.

 


AUTOESTOPISTA EN LA PISTA ENTRE KIFFA Y AOUROU, FRONTERA DE MAURITANIA A MALÍ.

 


EN LA PISTA ENTRE KIFFRA Y KAYES, PUESTO FRONTERIZO DE MAURITANIA A MALÍ.

 


ATRAVESANDO LA FRONTERA DE MAURITANIA A MALÍ.

 


EN LA PISTA ENTRE KIFFRA Y KAYES, FRONTERA DE MAURITANIA A MALÍ.

 


POBLADO PEUL EN LA PISTA ENTRE KIFFRA Y KAYES, FRONTERA DE MAURITANIA A MALÍ.

 


MUCHA GENTE NO SABE QUE LOS NEGROS NACEN BLANCOS, Y AL CABO DE UNOS DIAS TOMAN
SU COLOR....   "XI RAID A BURKINA FASO AGOSTO 2012"; CONOCIMIENTO Y RESPETO MUTUO.

 


EN LA PISTA ENTRE KAYES Y KENIEBA, REP DE MALÍ.

 


CAMPAMENTO EN LA PISTA ENTRE KAYES Y KENIEBA, REP DE MALÍ.

 


TIENDA DE CAMPAÑA PREPARADA PARA LA TORMENTA TROPICAL DE LA "EPOCA DE LLUVIAS"...   MALÍ.

 


PISTA DE KAYES A KENIEBA, REP DE MALÍ.

 


MERCADO GANADERO EN UN POBLADO PEUL AL SUR DE KAYES, MALÍ.

 


CEBÚS EN EL MERCADO GANADERO DE UN POBLADO PEUL AL SUR DE KAYES, MALÍ.

 


CAMPAMENTO EN LA CARRETERA ENTRE KENIEBA Y BAMAKO, SUR DE LA REP. DE MALÍ.

 


EN KENIEBA, SUR DE LA REP. DE MALÍ.

 

SEGUIR:   Nos vamos a Malí...

volver a la pantalla anterior... Marruecos.

 

TRANSAHARA: RAID MOTO & AFRICA

MAS INFORMACIÓN :   A n t o n i o   O r t e g a   V i o t a .        
 
tlph.:   ( +34 )   655 436 565.          
e-mail.:   antonio @ ortega viota .com
http//:   www . ortega viota .com