TRANSAHARA. RAID & AFRICA

 

      llegamos a LA REP. DE MALÍ:                                    

 

día 14 de agosto 2012. De Kenieba a Bamako.

10ª ETAPA.   DIA 14 DE AGOSTO.
LA ETAPA BAMBARA.


            El martes 14 de agosto amaneció nublado. Incluso amenazando tormenta. ¡Ya era hora!, ¡estábamos en plena "Época de Lluvias", nos habíamos venido preparados para ello, yo había explicado a los compañeros hasta la saciedad que este año nos íbamos ha hartar de barro... ¡y todavía no habíamos visto ni una gota de lluvia a pesar de la latitud en la que estábamos, muy lejos del Trópico de Cáncer ya!!. Por estas regiones tan al sur se vivía al ritmo de los monzones ecuatoriales del Golfo de Guinea. De junio a septiembre "subían" frentes muy espesos. Se veían llegar ocupando todo el horizonte perdiéndose desde el este al oeste, como olas de mar bajas, espesas y profundas que se te echaban encima sin poder evitarlas. Era difícil no sentir inquietud cuando llegaban. ¡Parecía que los cuatro jinetes del Apocalipsis llegaban con todos sus familiares y amigos juntos cargando sobre ti en compañía!. El cielo se oscurecía definitivamente, se hacia de noche a cualquier hora del día, los rayos y truenos atronaban el universo entero y el agua inundaba todo desde el cielo hasta la tierra. Todo eso lo sabia yo, que ya lo había vivido antes. Pero mis compañeros no. Y no se hacían a la idea. Yo se lo contaba y ellos me miraban incrédulos. Aquella mañana sentí la amenaza otra vez.

Pero aunque llovió un poco por la mañana nada mas, finalmente, a medio día despejó y vimos el cielo azul. Efectivamente, la carretera que nos habían prometido los compañeros mallorquines del Equipo "RUTA 47" estaba allí. Solía pasar a menudo en África; te encontrabas carreteras impresionantes de un viaje para otro atravesando regiones que hasta entonces habían sido recónditos rincones inaccesibles. Tenia unos 500 o 600 kms. hasta Bamako.

A media tarde ya habiamos llegado a Kita, unos 300 kms. mas allá. Entramos para repostar gasoil. Pero a pesar de ser una ciudad en plena actividad, muy animada, nadie del grupo se entretuvo allí. Todos queríamos llegar cuanto antes a Bamako. No solo para poder darnos una ducha en un hotel o un baño en una piscina sino por la curiosidad de conocer aquella ciudad mítica de la que tanto habíamos oído hablar todos. Por Bamako había estado pasando el Rally "París-Dakar" muchos años, había sido destino inevitable de relatos de muchos viajeros antes que nosotros, se habían contado muchas historias en Internet... ¿Seria peligrosa?. ¿Estaría limpia y haciendo honor al sobrenombre ganado en épocas coloniales, "Bamako la Coqueta", o seria del estilo desastroso, provisional y decepcionante de Nouakchott...?. Por allí pasaba el río Níger, así que eso tenia ganado, ya... ¡Todos queríamos llegar hoy a Bamako!.

La vegetación había sido verde y espesa por la mañana, y habíamos visto pocos poblados africanos. Pero por la tarde se aclaró bastante y fuimos pasando por sucesivas localidades, mas grandes o mas pequeñas. A medida que nos acercamos a la capital fueron apareciendo cada vez mas campos cultivados. Los había de maíz, de mijo, de sorgo, de algodón, de tabaco, de cacahuetes... Aunque la carretera se estrechó bastante a partir de Kita y parecía mas antigua, el trafico siguió brillando por su ausencia. Vimos algunos controles de carretera de la Aduana o de la Gendarmeria, y al pasar por algún poblado grande también los había de la Policía, pero no tuvimos que parar en ninguno.

Llegando a Bamako, faltando unos 20 o 30 kms., empezamos a encontrar gente andando por la carretera, casas en el campo y algunos coches. También mas cultivos. La vegetación se aclaró bastante pero yo diría que por la acción del hombre y no del clima, que era cada vez mas humedo. De vez en cuando había frondosos bosquecillos tupidos de arboles grandes muy verdes. Los mas habituales eran las acacias, ahora. También empezaron a aparecer zonas con rocas.

Eran areniscas rojas y violetas. Finalmente llegamos a un peaje iluminado con farolas, porque estaba atardeciendo. Ponía "Servicio de Mantenimiento de Carreteras del Estado". Y nos cobraron 500 francos CFA, menos de 1 euro. ¡Habiendo recorrido mas de 500 kms., no me pareció caro...!.

Luego llegamos a un imponente control de carretera y allí encontramos a todo el mundo que no habíamos visto durante el día. Había atasco de camiones, de coches, gente en las cunetas, unos muy atareados andando para arriba o abajo y otros vendiendonos cosas por las ventanillas. En vez de esperar la cola para pasar el control, que era de la Aduana, vimos que un coche se metía por las cunetas tocando el claxon a la gente para que se apartara, y le seguimos. Fuimos todos en fila. Y otros cuantos coches que había detrás tambien, incluidas unas furgonetas destartaladas de transporte de viajeros que parecía que iban a volcar por los terraplenes inclinados. Un hombre uniformado nos dijo que parasemos pero no le hicimos caso; en realidad estaba señalando la maniobra a un camión que quería dar la vuelta, pero nosotros seguimos todo derecho:
-"Muy típico de estos turistas Blancos", debió pensar, molesto. "Pasan de todo". "Que les den...". Nos hizo gestos con la mano.

Siguiendo por la carretera luego pasamos otro control. Era de la Gendarmeria y había menos gente. También pasamos sin que nadie nos diera el alto. Recorrimos la circunvalación de Kati, el pueblo-cuartel militar que quedaba a las afueras de la capital, el lugar donde estaba el Cuerpo de Ejercito mas importante de la República de Malí y donde vivia el capitan golpista Sanogó, el actual "hombre fuerte" del Gobierno, y seguimos hacia el sur. No vimos ningun militar en la carretera.

Finalmente divisamos una vista panorámica de la ciudad. Pero como estaba anocheciendo no nos detuvimos. Ya solo se veían luces, prácticamente. Giramos en el cruce del Palacio de Kouloubá, Presidencia del Gobierno, y bajamos al valle del río Níger. La misma avenida por la que entramos a Bamako era en la que deberíamos encontrar el hotel 4* "Grand Hotel". ¡Pero estaba cerrado!. ¡Nos lo encontramos con todas las luces apagadas y las puertas atada con cadenas!.
- "Cagontóoo...", me dije. Yo era el coordinador del "XI RAID" y quien había fijado el "Control de Paso nº 17" allí. ¡¡Menos mal que todos los compañeros seguían mi coche en fila india y les pude llevar a todos agrupados hasta un "Punto de Encuentro" alternativo, el htl. 3* "Le Relais" un poco mas allá, también en la avenida "De L'Hippodrome", ya prácticamente enfilando "La Route de Koulikoro"!!.
- "Pas de panique".

Esther y Chelo negociaron un precio sin competencia con el Recepcionista haciendo valer la importancia del grupo, seis o siete habitaciones para todos. ¡Tenia piscina!. Y un buen sitio para guardar los coches, en el aparcamiento, bien cerrado y oculto a la gente que pasaba por la calle. A mi me pareció muy bien. Luego fuimos a cenar a un restaurante contiguo, el "Relax". No queriamos andar mucho. Era una terraza con ventiladores habitualmente muy frecuentada por trabajadores Blancos de Bamako pero, sin embargo, esa noche solo estábamos una pareja de vecinos canadienses y nosotros. También había algunos paisanos Negros que preferían el salón de dentro, donde había aire acondicionado y una gran televisión en la que estaban poniendo el Telediario de las 20.30 horas. Pedimos brochetas de filete, pescado "capitán" del río Níger, yo cené un filete empanado con patatas, etcétera, todo animado con las típicas cervezas "Flag" y "Castel" locales. A mi me gustó. Cené bien. Luego nos fuimos todos a descansar al hotel. ¡Estábamos cansados!. ¡Pero llegados a Bamako!!. Eso estubo bien.

 


EN BAMAKO, CAPITAL DE LA REP. DE MALÍ.

 

día 15 de agosto 2012. De Bamako al rio Bani.

11ª ETAPA.   DIA 15 DE AGOSTO.
LA ETAPA DEL RIO BANI.


            Malí es un país único en el mundo. Es muy curioso. Yo llegaría a decir que incomprensible incluso, si eso no tuviera una cierta connotación peyorativa... También es muy difícil de explicar, al mismo tiempo. Por ejemplo, mucha gente se pregunta como ha podido ser posible que durante muchos años haya habido bandidos secuestradores de europeos que se hayan refugiado seguros allí, en su desierto. O como que el Norte sea ahora un santuario de terroristas de "Al Qaeda". Son ejemplos. Hay muchos otros; una cultura general mestiza medio Blanca musulmana y medio Negra animista, un islamismo Negro trufado de animismo, una política nacional moderna basada en costumbres tradicionales mantenidas vivas como en ningún otro país del mundo, familias polígamas de costumbres ancestrales, autarquismo alimentario basado en una producción agrícola regida por épocas de lluvia y épocas secas, modernas funerarias tradicionales, etcétera. Podría poner mil ejemplos. ¡Es muy difícil de explicar!. Pero os doy unas pocas pinceladas para presentároslo: Los malís lo llaman "Malí Ba", el Gran Malí. Son gente muy orgullosa y satisfecha de su país, que es el resultado de la historia de tres reinos, los mas antiguos de todo África Negra, los primeros autóctonos Negros; el Imperio shonrai de Gao, el bambara de Segou y el peul de Mancina. Históricamente, de siempre, han practicado el consenso como forma política de gobierno, cosa de la que también están muy satisfechos. Y se han llegado a poner de acuerdo siempre en muchas cosas, lo que ha permitido desde siempre un desarrollo económico y cultural muy importante. Aunque ahora, en el siglo XXI, nosotros les veamos como uno de los países mas pobres de la Tierra, ellos se consideran a si mismos como uno de los mas importantes y poderosos, aunque ahora "no pasen por buenos tiempos", es lo menos que podríamos decir... Pero cuando se habla con ellos te dicen tranquilamente que estos tiempos difíciles que viven ahora no son mas que un paréntesis provisional que van a solucionar rápidamente, que vivieron bien en el pasado y volverán a hacerlo en breve... Las veintiséis etnias con que oficialmente cuenta Malí se respetan ancestralmente, y cada una tiene su sitio en la pirámide social nacional. ¡Impensable que un bambara se meta en los asuntos de un peul, o en los de un dogon, o un tuareg!. Va en ello la cohesión nacional de la que están tan orgullosos y la paz social de su país. Es un "cada cual se ocupa de sus asuntos y su parcela de poder", podríamos decir... ¡Reconozcamos que es un país complicado!.

La cuestión era que, por allí y esos días, no convenía andar dando paseos por el centro. Últimamente andaban "arreglando algunos desajustes" políticos nacionales, podríamos decir. Decidimos desayunar tranquilamente, darnos un ultimo baño en la piscina, pasar por el supermercado, recoger las cosas, pagar y marcharnos de allí rumbo sur. Solamente Esther y Pere se fueron al Mercado Central, pero volvieron al poco tiempo con los pelos de punta; ¡no habían podido ni aparcar...!. El plan del día era ir hasta Fana, a 180 kms. de buena carretera rumbo al interior, y desviarnos hacia el sur allí para atravesar el valle del río Bani y los 400 kms. de pistas que cruzaban todo el corazón del mundo bambara llegando a Sikasso, localidad en el extremo sur del pais, cerca de la frontera de Burkina Faso. Es decir, atravesar el sur de Malí para salir mañana por la mañana del pais.

Pero las cosas no se pasaron así. Para empezar nos encontramos los 180 kms. de Fana en obra: ¡Normal que hubiese obras, porque los pocos kilómetros en los que todavía no estaban trabajando había agujeros en los que metías la rueda y saltabas hasta las nubes!. La carretera estaba destrozada. Por eso tardamos toda la mañana en llegar.

A medio día se puso a llover en Fana, justo cuando estábamos rellenando los depósitos de gasoil y comprando pan, y desviándonos rumbo sur por la pista de Sikasso. A medida que nos fuimos introduciendo en ella, el chaparrón fue arreciando. ¿Habríamos encontrado por fin el diluvio universal prometido?. A mi me pareció bien, me gustaban las pistas difíciles. Y cuanto peor eran las condiciones, mejor me lo pasaba. Pero desafortunadamente a los pocos kilómetros de empezar con esta el Toyota de Pere encendió las luces rojas: ¡Tenia una averiá!; se había quedado sin dirección asistida. Paramos en el primer poblado que nos encontramos y, como seguía lloviendo, buscamos un lugar donde refugiarnos. Era un típico pueblo bambara con grandes casas de adobe. Veíamos las cabezas de los lugareños asomar por los ventanucos mirándonos asombrados, por esas pistas no se metían nunca los turistas, que tenían costumbre de ir mas al interior, al valle del río Níger. Encontramos los soportales de la Escuela Municipal, que estaba cerrada por ser época de vacaciones estivales, y nos metimos dentro. Esperando a que amainara algo la lluvia decidimos hacer tiempo comiendo unos bocadillos. Había unas cabras refugiadas dentro, y se molestaron bastante cuando las echamos. Berreaban con insistencia. Después le atacamos al motor del coche, y vimos que perdía liquido hidráulico por uno de los manguitos. Gracias a Dios y a la bien provista caja de herramientas de Pere encontramos el manguito de repuesto y se lo cambiamos entre todos. Para poder trabajar bien debajo del coche lo subimos por unas escaleras del patio del colegio... ¡sin darnos cuenta que eran de adobe y que no resistiría el peso!. Las rompimos sin querer, y tuvimos que ir a buscar al Director del colegio a su casa en el otro lado del pueblo para pagar los desperfectos cuando terminamos la reparación. Al final pudimos arrancar y marcharnos a eso de media tarde.

La lluvia seguía cayendo, aunque no era excesivamente fuerte. La pista era de arcilla roja, rectilínea porque recorríamos una inmensa llanura y estaba llena de agujeros. En otros tiempos mejores las Autoridades arreglaban estas pistas después de las "Épocas de lluvia" pasándolas unas maquinas niveladoras. Pero dados los problemas que tenían últimamente, desde que el capitán Sanogo diera un Golpe de Estado a principios de año, los trabajos públicos de ese tipo estaban suspendidos; el país entero estaba bajo el yugo de un embargo internacional. Cruzábamos innumerables campos de algodón, de maíz, de mijo... También se veían arboles frutales; mangos, papayas, higueras, anacardos... El campo estaba todo cultivado y bien cuidado. En un momento dado, recorridos casi un centenar de kilómetros, legamos a un río enorme. Era el Bani, el afluente mas importante del río Níger. Había que cruzar con un transbordador, que en esos momentos estaba acostado en la otra orilla. Le tocamos el claxon y vimos como unos hombres subían, arrancaban los motores y venían a nuestra orilla. Era grande, cabrían los cinco coches a la vez, y lo movía un potente motor de camión Renault. Estaba bien construido.

Cuando llegó a nuestro lado subimos con cuidado. Yo creía que había que ponerlos en batería, en grupos de dos, pero el capitán nos hizo ponerlos todos unos detrás de otros, en fila. Y cupimos todos. Cuando estábamos arriba él y sus compañeros se bajaron por detrás, se metieron en el agua y nos dieron indicaciones para que hiciésemos lo mismo; ¡había que descalzarse, meterse en el agua y empujar el "bac" para echarlo al agua!. Nos creíamos que era una broma, pero cuando les vimos muy serios seguimos sus indicaciones y empujamos todos, con los pies mojados. Cuando el transbordador se separó de la orilla tuvimos que espabilar para subir, y que no nos dejara en tierra...!.

Cuando desembarcamos al otro lado ya se estaba haciendo de noche. Aprovechamos para comprar leña, rodamos unos kilómetros para alejarnos del río, su humedad y sus mosquitos, y acampamos en una pradera alta y seca despejada de vegetación donde corría un poco el viento, muy apropiada para evitar los mosquitos. Y tuvimos una buena cena con carne a la parrilla a la que nos invitó Pere. Las cosas no iban mal. Habia buen ambiente.

 


EN LOS 280 KMS. DE LA PISTA DE FANA A SIKASSO ESTUBIMOS TODO EL DIA. LLOVIÓ MUCHO.  REP. DE MALÍ

 


BARCAZA EN EL RIO BANI, EN LA PISTA DE FANA A SIKASSO, REP. DE MALÍ

 

día 16 de agosto 2012. Del rio Bani a Sikasso.

12ª ETAPA.   DIA 16 DE AGOSTO.
LA ETAPA DE LOS ESPIRITUS.


            Ya estábamos al sur del río Bani. Si antes de venir al "XI RAID A BURKINA" hubo alguna inquietud en los participantes dadas las condiciones de inseguridad que existían en el desierto, llegados a estas latitudes todos pudimos tranquilizarnos definitivamente: El río Níger trazaba la frontera del Sahara, pero su afluente el Bani era el limite sur del Sahel, incluso. Ya estábamos en África Negra propiamente hablando. Estas regiones siempre habían sido frontera entre los reinos bambara de Malí y los reinos Negros del Golfo de Guinea, los reinos akan de Ghana o los yoruba de Benin. ¡Si ya era impensable que los djihadistas del desierto atacasen en territorio de Negros bambara, que alguno se pudiese aventurar en estas regiones animistas era absolutamente descabellado!. Circulando por aquí ya estábamos absolutamente a salvo de ese peligro.

Yo se lo comenté a los compañeros pero no sé si me explique bien. Era difícil contar esas cosas africanas a los europeos. Meterme en mas profundidades sociales locales no tenia sentido; ¡los compañeros venían allí de vacaciones!. Ademas, ¿como explicar lo que estaba pasando estos últimos años allí, en Malí?. ¿Como expresar la sensación que tenían los malís de que la Comunidad Internacional se estaba metiendo en su pais como un elefante en una cacharreria?. Era complicado expresar en pocas palabras el "pele-mele" que se estaba liando en el extranjero entre djihadistas salafistas, habitantes saharianos malís y ciudadanos de la moderna República de Malí en general... Ayer, en Bamako, oí el Telediario local hablando del rechazo que una parte importante de Partidos Políticos nacionales tenían frente a la llegada de soldados extranjeros para "luchar contra los terroristas" en Mali, aunque fueran estos de la Unión Africana. No era rechazo contra la democracia o contra los golpistas del capitán Sanogo, una cosa o su opuesta, sencillamente era contra la injerencia en los asuntos nacionales. ¿Porque no se manifestaban contra los tuareg del Norte o los extranjeros djihadistas...?; porque no había ningún escenario de agresión entre estos y los malís. Hoy seguíamos rodando por Malí, ciertamente, pero ahora estábamos mas seguros allí que en el mismísimo centro de Madrid o Barcelona, donde muchos salafistas gustarian poner bombas...

Ayer debíamos haber llegado a Sikasso. Pero nos quedamos a mas de 200 kms. de distancia, que nos tocaba recorrer hoy por la mañana. Pero no pudimos hacerlo; la pista de arcilla roja estaba llena de agujeros, nos llovió a ratos, hubo momentos en los que parecía que circulábamos por el cauce de un río... Forzamos la marcha. ¡Aquello parecía realmente un RAID competitivo!. Nadie paraba para mirar atrás. Los coches sufrían. Yo recuerdo solamente dos detenciones en toda la mañana, una para "ir al servicio" y otra en un poblado para limpiar los cristales y descansar un poco.

Finalmente llegamos a Sikasso pasado el medio día. A la entrada de la ciudad estaba el htl. 2* "Wassoulou", donde teníamos el "Control de Paso nº 9" anoche y donde podríamos encontrar un buen sitio para comer. Yo recordaba un establecimiento solitario en lo alto de una colina con vistas sobre la sabana pero no lo encontraba. Di varias vueltas... ¡alrededor del hotel sin reconocerlo!. Seguía en lo alto de la colina, pero ahora estaba rodeado de otros edificios y protegido por una valla todo alrededor que impedía la vista panorámica. Finalmente un hombre que estaba allí sentado mirándonos extrañado nos dijo eso de...
- "¡Pero hombre!, ¿no lo ves ahí?, ¡si estas dando vueltas alrededor...!".

Durante la comida replanteamos la continuación. Hoy debíamos haber llegado al valle de Banfora, en la vecina Burkina Faso. Podríamos hacerlo durante la tarde... ¡pero "saltándonos" los pasos por las grutas de Missirikoro y "con la lengua fuera" el resto del día!. Deliberamos y nos pusimos de acuerdo para seguir tranquilamente pasando por todos los lugares previstos en el "XI RAID" aunque "fuera de horas". Queríamos ver las grutas sagradas y, ademas, teníamos cosas que hacer en Sikasso; cambiar dinero, rellenar los depósitos de gasoil, tirar unas fotos también... El dinero no lo pudimos cambiar porque los Bancos estaban cerrados por la tarde. Pero las grutas sí las pudimos visitar. Aunque fueron un poco decepcionantes; estaban llenas de gente de lo mas pintoresco, incluidos un par de típicos "guiás" pesados, un loco que estuvo siguiendo a Eduardo todo el rato, Edu se preguntaba si era homosexual, y un hombre que estaba azando en una huerta y nos lo presentaron como "un hombre santo"... También nos enseñaron el altar de sacrificios, donde se veían los agujeros del sitio donde ponían los pies los hombres, o el culo las mujeres para sentarse... Fue una visita un poco rara.

Al atardecer recorrimos la veintena de kilómetros que quedaban hasta la frontera. La carretera era bastante buena y atravesaba una zona muy verde y frondosa, con las primeras colinas que veíamos desde que nos fuimos de Bamako ayer por la mañana. Mucha gente dice que las fronteras africanas están trazadas arbitrariamente sin relacion con las realidades locales, pero yo siempre he notado diferencias étnicas, geográficas o culturales cuando las he cruzado en África del Oeste. Allí se diría que estábamos cruzando a otra dimensión; la horografia mas agreste y la vegetación mas verde, los poblados mas numerosos con casas de techos de paja en vez de techos de barro, los campos mucho mas cultivados, y los funcionarios de Burkina Faso mejor vestidos y equipados. Las Oficinas del Puesto malí por el que salimos eran de adobe, como las casas de sus poblados, pero las del Puesto burkinabe por el que entramos eran autenticas casas de ladrillos y techos de Uralita, con aparcamientos para los coches provistos de iluminación publica.

Lo de la iluminación os lo cuento porque se nos hizo de noche, finalmente. Pudimos pasar los Controles de Aduana, Gendarmeria y Policía de salida de la Rep. de Malí, pero no nos dio tiempo a pasar los tres de entrada en Burkina Faso. Es curioso; aquello era una Unión Monetaria y Aduanera, todas las antiguas colonias francesas, tenían la misma moneda, mismo idioma, mismas leyes mercantiles y una Sociedad de uno de los países podían trabajar en los otros, no se pedían visados entre ellos, etcétera... ¡Pero atravesar una frontera era la cosa mas liosa del mundo!. Tardamos mas de tres horas en atravesar esta, y como se nos hizo tarde y el Puesto se cerraba a las 20.00 h., en el ultimo Puesto, el de la Aduana burkinabe, el jefe nos dijo que durmieramos por allí, por donde pudiésemos, y que volviéramos mañana por la mañana a terminar los tramites. ¡¡Finalmente, hoy no podíamos cruzar del todo!!.

Quedamos un poco desorientados. Aquella era otra de esas curiosidades particulares africanas. Era de noche cerrada, ya. Y no nos apetecía acampar en el parking entre los camiones bajo los focos y junto al grupo electrógeno. Así que nos metimos por un camino que salia a la derecha, hacia la oscuridad del campo. Dimos unas vueltas a ciegas y, finalmente, acampamos delante de una especie de chalet. Pero cuando habiamos montado las tiendas, abierto mesas y sillas, encendido los camping-gas... ¡llego un guardia uniformado en moto a preguntarnos qué hacíamos allí, diciendo que estabamos frente a la casa del Director de la Aduana, precisamente!. Luego salio él y miró asombrado. Y nos dijo que podíamos pernoctar allí... si no metíamos mucho ruido. Hasta mañana.

 


EN LA PISTA DE FANA A SIKASSO, 280 KMS., ESTUBIMOS TODO EL DIA. LLOVIÓ MUCHO. REP DE MALÍ

 


GRUTA DE MISSIRIKORO. SIKASSO. REP DE MALÍ

 

SEGUIR:   Nos vamos a Burkina Faso...

volver a la pantalla anterior... Mauritania.

 

TRANSAHARA: RAID MOTO & AFRICA

MAS INFORMACIÓN :   A n t o n i o   O r t e g a   V i o t a .        
 
tlph.:   ( +34 )   655 436 565.          
e-mail.:   antonio @ ortega viota .com
http//:   www . ortega viota .com