TRANSAHARA. RAID & AFRICA

PASANDO POR ALGUNOS PARQUES
  NACIONALES DE AFRICA DEL OESTE   ( marzo' 92 )  

En marzo del 92 reunimos una caravana de doce personas viajando en tres Nissan Patrol para llegar hasta Cotonou, capital de Benin. Queríamos ir a las playas del golfo de Guinea. Alfonso Arias, uno de los “viejos jefes” de esta “tribu”, dijo que quería ir visitando el máximo de Parque Nacionales posibles en ruta. Cuestión de ver si por aquí había la posibilidad de ver animales. Era plena época seca, el momento ideal.

Desafortunadamente en África del Oeste no se veían esos Parque Naturales tan buenos y esas cantidades de animales que se veían en África del Este; Kenia, Tanzania, etcétera. Por esta zona de África del Oeste solamente se veían animales en Burkina Faso y Benin. ¡Curiosamente, los dos únicos países en los que la caza era legal...!. Mientras en otros países vecinos todo Dios tenia escopeta y le tiraba a todo lo que se movía sin control, en Burkina y Benin los territorios de caza estaban bien señalizados y su explotación era anualmente subastada por el Gobierno. Las Empresas que se hacían con el control de esos territorios no te dejaban ni estornudar dentro, y se preocupaban de controlar a los animales, censarlos, vacunarlos, ponerles puntos de agua y hasta de traer piedras de sal para que los bichos las saboreasen a lengüetazos, cosa que estaba prohibida porque les quitavas animales a los vecinos... ¡pero que se hacia!.

En aquella caravana fuimos hasta Bamako siguiendo las etapas habituales que nuestra tribu hacia siempre en aquellos años. Desde allí decidimos “saltarnos” el cercano Parque Nacional del río Baoule porque allí sabíamos que no había ni palomas, y nos bajamos directamente al Parque Nacional Comoe, cerca de la frontera con Costa de Marfil. En La Comoe resultaba curioso que, cuando los "pistard" nos paseaban por aquel sotobosque, en el valle del rio Comoe, se veían innumerables huellas de campamentos de cazadores furtivos, con sus restos de animales despiezados, sus huellas de fogatas, las latas y las botellas de licor. En algún claro, sobre alguna zona de sabana y bosque bajo vimos unos pocos antílopes huidizos, pero nada mas. De infraestructuras, el "Campement" Gansé estaba cerrado y el Kafoló era un desastre.

Cansados de perder el tiempo, dos días después enfilamos hacia Burkina por la preciosa pista que pasa de Kafoló a Varalé y a Kampti hasta Gaoua. Esa os la recomiendo encarecidamente si alguna vez tenéis la suerte de ir por allí. Dormimos en el hotel Hala y al día siguiente seguimos subiendo hasta Diebougou, Leo y Pó, en la frontera con Ghana. También os recomiendo esa pista porque es agradable de rodar y se ven unos poblados Gurunssi preciosos. Muy cerca de Pó esta la Reserva privada del Rancho Nazinga. ¡Allí sí que nos deleitamos viendo cantidad de bichos de todo tipo!; facocheros, todos los antílopes africanos, elefantes, leones, etcétera. Recuerdo que al dia siguiente de llegar, y despues de dormir en una sencillisimas cabañas de paredes de adobe y techos de paja, sin aire acondicionado, al amanecer un "pistard" nos llevó hasta un río cercano, bajamos de los coches y nos permitió ir a pié hasta una manada de elefantes que se estaban bañando. ¡Vistos a 20 metros eran maravillosos!. De vuelta al "campement" para desayunar vimos antilopes, facocheros, alguna jirafa, bufalos y muchos monos. Y desde la "paillote" donde estaba el comedor vimos venir a abrebar a un estanque cercano otra manada de elefantes. ¡Fantastico!.

Dos días después seguimos ruta hasta Pama pasando por Ouagadougou y Fada Ngourma: ¡Nuevo regalo para nuestros sorprendidos ojos!. El "Campement" del Sr. Lazare Tapsoba era sencillisimo pero los animales venían hasta el propio parking para comer las hierbas y las ramas. Tambien quedamos satisfechos de lo que vimos.

Luego decidimos dejar Burkina Faso e ir a Níger para visitar el Parque Nacional "W". Pasando por Niamey llegamos al "campement" La Tapoa y quedamos satisfechos con el alojamiento porque lo gerenciaba el hotel Sofitel de Niamey, pero animales... ¡no vimos nada de nada!. ¿Porqué allí no?; seguramente porque en la Republica de Niger, la caza estaba prohibida.

Entonces decidimos "bajar" unos kilómetros por una pista perdida del mundo que iba de Botou a Diapaga y llegados al Parque Pendjari de Benin no pudimos por menos que admirarnos de la inteligencia de todos esos animales que estaban allí reunidos: No les importaba que allí fuera legal cazarles. Preferían La Pedjari que ir a la vecina "W" donde "no se les podía cazar". ¡Mira que listos! Ellos ya se lo sabían. Hay muchos humanos que todavía no se han enterado.

FIN

 

LOS PARQUES NATURALES DE AFRICA OCCIDENTAL SON DESCONOCIDOS PERO MUY INTERESANTES.