TRANSAHARA. RAID & AFRICA

 

VUELTA   AL  MUNDO  2007:
enero '07: Etapa Africana;  cuatro semanas por MARRUECOS, MAURITANIA, SENEGAL y MALI.

 

¿Y yo, como me vi metido en esa historia?; habia sido en abril del pasado año 2006 cuando mi amigo Gustavo Cuervo, de “MOTOCICLISMO”, me llamó por teléfono para proponerme acompañarle en la etapa africana de su proyectada “Vuelta al Mundo LAND ROVER – RACE ‘2007”. Yo debía acompañarles en el recorrido de Madrid a Dakar la primera semana de enero, continuar a la Republica de Malí la segunda, una tercera para volver a Mauritania, y una cuarta de regreso a España. El desafío no estaba mal, aunque tampoco os creáis que era lo mas importante ya que yo había repetido ese mismo recorrido muchas veces. ¡Pero el segundo detalle sí que no tenia desperdicio!; ¡¡viajaríamos en cuatro magníficos Land Rover “Discovery III” nuevos, con el motor mas grande de la gama, el de gasolina de 300 CV., suspensiones neumáticas y el famoso mando del “terrain response” como ayudante de a bordo para todas las dificultades del terreno que pudieran presentarse!!. Para mí, este asunto sí tenia importancia; ¿cómo funcionaria tanta electrónica en África?. Yo siempre había huido de ella como de la peste y ahora se me presentaba la ocasión de irme al mismo corazón del Sahara con un vehiculo… ¡absolutamente forrado de ella!. Lo pensé inmediatamente; esta era la ocasión dorada de probar algo nuevo, realmente. Recordé inmediatamente aquel viaje que hice en el verano del 84 “bajando” por Argelia y las Republicas de Níger y Alto Volta, ahora Burkina Faso, con mi primer Nissan “Patrol” de potente motor 6 cilindros, suspensiones suaves y aire acondicionado. Tras años de viajar en los antiguos Land Rover “109” lentos, ruidosos e incómodos, aquella experiencia me había descubierto todo un nuevo mundo “off road”. ¿Reviviría ahora la misma experiencia?. ¿Pasaría a un “estado superior” de nuevo todo-terreno “tipo siglo XXI”?. Este asunto fue lo que mas me interesó.¡Y no me iba a arrepentir!..

Gran Mezquita de Casablanca, Marruecos

Todo se pasó estupendamente. Realizamos el plan de viaje previsto aunque… ¡al final, cuando ya estábamos casi de regreso a casa, desgraciadamente tuvimos el ataque al corazón que le dio a Carmen Almansa!. Nuestra querida compañera se encontró con la muerte en el idílico fuerte-hotel “Bou-Jerif”, el que Pierre Gerbens mantenía, contra todo pronostico, perdido en el desierto del sur de Marruecos, entre Guelmin y la playa Blanca. El sol se acababa de poner, las velas iluminaban el salón decorado al mas típico estilo colonial francés, estábamos siete amigos cenando alrededor de una mesa redonda y ella contaba una historia de juventud cuando… ¡de repente interrumpió su frase, apoyó la cabeza en la mesa y, sin cerrar los ojos ni decirnos nada, exhaló su ultimo suspiro!. Descanse en paz.

hotel Tifnidelt, Tan Tan, Marruecos

Empezando el relato por el principio... Contaros que cuando cogí el coche por primera vez en Alcobendas, el 2 de enero de 2007, el día de la salida, todo fueron novedades; el asiento alto, corto y duro me dio la sensación de ir sentado sobre el palo de un gallinero, las dimensiones del vehiculo parecían pequeñas por fuera y grandes por dentro, tenia el espacio muy bien aprovechado, con multitud de huecos por todas partes. El motor… ¡una autentica delicia!; un ocho cilindros en V de 4.000 c.c. con unos “bajos” sorprendentes para un gasolina. ¡Y vibraciones cero!. ¿Y el sonido de semejante maquina…?: Solo recordar un detalle; cuando dos semanas después andábamos por las dunas de Bandiagara, en Malí, y llevábamos los motores altos de vueltas, uno de los participantes confundió su sonido con el del viento lanzando una exclamación; “Se ha levantado el viento…¡Como suena el viento…!”, dijo: Es el mejor piropo que le he oido a alguien sobre un coche. Pero lo que mas me sorprendió fue el sistema electrónico de gestión de la tracción. ¡Y, creerme, lo necesitamos porque uno de los patrocinadores del evento era BRIDGESTONE, y nos calzaron unos neumáticos de carretera!. El “terrain response” era “lento de reacciones”, quiero decir que se tomaba su tiempo para analizar las condiciones del terreno por el que rodábamos, pero luego resultaba impecable en las soluciones que nos iba proponiendo en cada momento. Y unido a un cambio de velocidades secuencial de seis marchas bastante cerradas, rápido, de embrague y diferenciales infatigables, terminó por relajarnos en la conducción y hacernos olvidar atenciones antes absolutamente imprescindibles como presiones de neumáticos, consistencias del terreno, regimenes de utilización, etcétera. Al principio me costó un poco acostumbrarme a dejarle a él “pensar” lo que hacia, sobre todo porque era un “lento” y me atacaba los nervios, pero luego “nos arreglamos” el y yo ¡y juro que me dejó enamorado!. Otra novedad sorprendente fue el comportamiento de la suspensión neumática. Al principio me llamó la atención el ruido que hacía; parecía ir rodando sobre cuatro tambores... Y pensé que su excelente respuesta eran debida a lo nuevo de los materiales ya que cogí el coche marcando 300 kms. en el cuentakilómetros. Pero luego me hice casi 15.000 kms. de carreteras y pistas, a veces muy malas, rodando casi siempre muy deprisa, y al final me seguían respondiendo con idéntico tacto. Este sistema de suspensiones neumáticas “no se cansa” ella y cansa menos al conductor que las antiguas ballestas y los muelles helicoidales, conservando mejor los silenbloks, amortiguadores y barras estabilizadoras. Al fin y al cabo es un “McPherson” con brazos oscilantes independientes en cada rueda sujetando los elementos móviles con balones de aire regulables, y yo creo que es el futuro de los vehículos todo-terreno. Tiene los defectos de contar con varias “rotulas” en la transmisión, y de ser muy pesado, con una masa oscilante importante. Pero las rotulas ya no son lo que eran antes, la calidad de los materiales a mejorado mucho y no rompen. Respecto al peso del sistema, nosotros llevábamos llantas de aluminio de 17 pulgadas y unos neumáticos de carretera de perfil bajo, conjunto muy ligero, y una cosa contrarrestaba la otra. Tal vez, el único “pero” que yo le pueda poner a este coche en particular sean los frenos.¡Pero yo llevaba los 2.500 kilos de tara del vehiculo mas equipaje, comida, equipo de acampada, material todo-terreno y ocho bidones de 20 litros de gasolina, rodando tres personas a un ritmo que nos debía permitir ir y volver hasta el mismo corazón del Continente Negro en cuatro semanas!. Para terminar con el coche, deciros que le he perdido el miedo a la electrónica; ahora pienso que es una ayuda que permite mas seguridad y longevidad a la mecánica, conservándola. Tal vez sea porque no se nos ha movido ni un tornillo a ninguno de los cuatro Land Rover... Me ha dado una enorme sensación de seguridad. La electrónica no solo ha protegido la mecánica del coche, sino que también me ha protegido a mi contra la fatiga, lo cual me ha permitido cuidarme mas en la conducción durante tantos kilómetros, e ir relajado sin cometer errores, haciéndome disfrutar más del viaje: ¡Todo cuenta!. ¿Cómo irán los nuevos Land Rover EVOQUE, mas ligeritos, con solo 1.800 kilos?...; ¡eso habria que probarlo!.

isla Goree, frente a Dakar, Senegal

Y del viaje en sí, contaros que entre el estrecho de Gibraltar y Dakar había muchas cosas que ver pero, realmente, solamente disfrutamos convenientemente del Parque Nacional del Banco de Arguin mauritano. Todo lo demás “nos lo saltamos” o lo vimos de pasada porque teníamos solamente una semana para llegar a Dakar, nada mas. Aquello fue un “bonjour” y un “aurevoir” a las medinas de Tánger, Tetuán, Asilah y Larache, a la desembocadura de la ría entre Salé y Rabat, a la medina y la gran mezquita de Hassan II en Casablanca, la plaza de Jma el Fna ¡por la noche! en Marrakech, Agadir vista desde lo alto del fuerte, la muralla de Tiznit, la vista panorámica de Tan Tan desde el aeropuerto, el viejo puerto de Tarfaya, la playa de cien kilómetros desde allí hasta El Ayoum, la antigua capital colonial española, el puerto de Bojador y sus playas mas al sur durante muchos siglos consideradas “el fin del mundo”, la bahía de Dakhla, el paso por el imaginario trópico de Cáncer, las playas y dunas de Cintra, el café Barbas, el Parque Nacional del Banco de Arguin, el puerto de Nouakchott al atardecer, las Reservas Naturales de Diawali, Djoudjou y de La Langue Barberie en la desembocadura del río Senegal, la colonial Saint Louis, las dunas del lago “rosa” de Retba, la maravillosa ciudad de Dakar...

playa de Nouamghar a Nouakchott, Mauritania

La segunda semana, entre Dakar y el territorio Dogon, en la falla de Bandiagara de la Republica de Malí y pleno corazón de África Negra, las cosas fueron mas tranquilas y pudimos disfrutar del poblado Wolof de Joal y la isla de Fadiuth, al sur de Dakar, donde nació el Presidente-poeta Sedar Shengor, así como también vimos los manglares de la desembocadura del río Saloum, el valle del río Senegal en la región fronteriza de Kidira con sus campamentos de pastores Sarakolé, los poblados Bambara del valle de La Serpiente cerca de Dioumará, el centro colonial de Bamako, algún poblado Bambara junto al río Níger, Segou-Koró antes de llegar a Segou por ejemplo, y las ruinas del barrio colonial de esa antigua capital del imperio Bambara. Para mi fueron un descubrimiento los bosques de baobas espectaculares que hay en el delta interior de los ríos Bani y Níger circulando por la nueva pista que va desde Zinzana hasta Djenne. También visitamos tranquilamente esta ciudad, y los poblados de pescadores Bozo y pastores Ful Fulbé que hay en el delta circulando por las pistas que van desde allí hasta las ruinas medievales de Hamdalaye, y hasta Mopti, donde confluyen ambos ríos en época seca. Al final terminamos en los poblados Dogon de Bandiagara.

en las dunas de arena que rodean Nouakchott, Mauritania

Tercera y cuarta semana eran para remontar hacia el norte. Como lo hicimos todo derecho, sin volver a pasar por Senegal, esta fue mas tranquila. Para subir hasta Ayoum el Atrous, de regreso a Mauritania, antes se recorrían unas pistas malísimas pero ahora está todo asfaltado, gracias a Dios, y uno se puede dedicar a hacer excursiones a derecha e izquierda visitando los poblados. Concretamente yo os invito a que, si pasáis por allí, os desviéis de la carretera general que va de Nioro a Diema y circuléis por la pista paralela que va de Guetema a Diangouté. En verano no se puede hacer porque hay un río que corta el camino pero en invierno, en “época seca”, sí permite el propio descubrimiento particular de cada uno. Otra variante bonita es la de salirse del asfalto de “La Ruta de La Esperanza” mauritana, aquella que recorre toda la frontera, y meterse por la pista que va por el norte pasando por Tamchekket.

mezquita de Djenne, Malí

Para terminar, lo que mas me ha gustado del viaje han sido, sin duda ninguna, las noches pasadas en campamentos al aire libre. Creo que es mucho mejor ir a África y vivir de esa manera que meterse en hoteles. Rok se descubrió como gran cocinero, y Jessica y Adriana tambien. ¡Y que chocolates los de Maria José para los postres...!. Mis arroces con huevos fritos, modestia aparte, también salieron bien. Las sobremesas alrededor del fuego fueron inolvidables; ¡había que estar allí escuchando a Pepe Navarro, el de “...Mississipi”, y a Javier Nart, el de las tertulias de la radio, dos participantes muy conocidos…!. En resumen, los buenos momentos los pusieron las compañeras y compañeros de ruta, cada cual ofreciendo a los demás lo mejor que tenia. A todos, con los que me lo pasé estupendamente bien, un abrazo. ¡Estamos en febrero, acabo de regresar, y ya estoy deseando volver otra vez!.

mujeres de Kaolack, Senegal

FIN


LOS AMIGOS DE LA VUELTA AL MUNDO 2007 EN SU ETAPA AFRICANA.
 LOS AMIGOS DE LA VUELTA AL MUNDO 2007 EN SU ETAPA AFRICANA.


BARCO VARADO EN LA PLAYA ENTRE TARFAYA Y EL AYOUM, MARRUECOS.
 LOS AMIGOS DE LA VUELTA AL MUNDO 2007 EN SU ETAPA AFRICANA.


BOSQUE DE BAOBAS EN EL DELTA INTERIOR DEL BANI, MALÍ.
BOSQUE DE BAOBAS EN EL DELTA INTERIOR DEL BANI, MALÍ.


PLANO DE LAS REGIONES VISITADAS EN EL INTERIOR MAURITANO RUMBO A MALÍ.
BOSQUE DE BAOBAS EN EL DELTA INTERIOR DEL BANI, MALÍ.


TORMENTA EN EL RIO BANI, MALÍ.
BOSQUE DE BAOBAS EN EL DELTA INTERIOR DEL BANI, MALÍ.

 

 RAIDS MOTO TRANSAHARA.

MAS INFORMACIÓN :   A n t o n i o   O r t e g a   V i o t a .        
 
tlph.:   ( +34 )   655 436 565.          
e-mail.:   antonio @ ortega viota .com
http//:   www . ortega viota .com